Servicio Oficial Bosch Car Service

Los elementos determinantes en la lluvia: neumáticos y frenos

07/12/2018· Taller mecánico

Con la llegada de las lluvias, la bajada de temperaturas y la formación de hielo hacen que se complique circular por la carretera. Por eso, es importante realizar una revisión del automóvil como un método de prevenir cualquier tipo de accidente o avería en el coche. Dos de los principales elementos que se deben tener en buen estado son los neumáticos y los frenos.

En Argimiro Pardo, como un taller premium para el mantenimiento de vehículos, te contamos cómo saber cuando necesitas un cambio.

¿Qué se debe vigilar en los neumáticos en época de lluvias?

Circular con unos neumáticos en buen estado es vital para evitar cualquier tipo de accidente en la carretera. Los neumáticos son la superficie de agarre del coche a la carretera y cuando existen condiciones meteorológicas adversas disponer de unos buenos neumáticos puede marcar la diferencia.

Es importante saber que las ruedas deben mantener su dibujo original y conservar una profundidad mayor a 1,6 milímetros. De hecho, se recomienda revisar su estado al menos una vez al mes y, sobre todo, antes de empezar un viaje. Además, no es bueno alargar la vida de estas más de tres o cuatros años ya que pierden sus características y se debe prestar atención para advertir un deterioro cuanto antes y, así, evitar futuros problemas en la carretera con la presencia de fuertes lluvias o, incluso, nevadas.

  • Bultos, cortes o roces. Si el neumático presenta cualquier anomalía como un bulto, un corte, bordillazos o algún roce, se debe llevar el coche a que lo revise un especialista y evalúe la gravedad de los daños. De esta forma, el mecánico determinará si se necesita sustituir las ruedas o no.
  • Edad. Con el paso del tiempo, los neumáticos se deterioran y pierden sus propiedades. Se recomienda cambiarlos al cabo de los 4 años, aunque esto depende del uso que se le de al automóvil. Este cambio se debe hacer independientemente de que visualmente estén en buen estado.
  • Presión incorrecta. Sin duda, una presión correcta ayuda a mantener el neumático en buen estado. Y es que, circular con una presión inferior a la recomendada reduce la estabilidad, incrementa el consumo de combustible y puede aumentar el riesgo de pérdida de aire. Por el contrario, disponer de una presión excesiva tampoco es bueno ya que puede ocasionar un desgaste prematuro por el centro de la rueda y reducir su vida útil.
  • Desgaste. Contar con un neumático desgastado supone una pérdida de agarre y adherencia considerable, especialmente con la carretera mojada. De hecho, la normativa establece que la profundidad del dibujo de la banda de la rodadura no debe ser inferior a los 1,6 milímetros para evitar cualquier accidente ya que una rueda desgastada aumenta potencialmente el riesgo de sufrir aquaplanning y alarga la frenada. Es importante revisar la mayor parte de la banda de rodadura y no olvidar su zona interior dado que puede presentar irregularidades.

 

¿Cómo mantener en buen estado los frenos cuando llueve?

Con la lluvia es habitual que se formen encharcamientos en la carretera, lo cual puede llegar a ocasionar algún accidente si no se circula de forma correcta o no se mantiene el coche en buen estado. Al pasar por encima de un charco, tanto neumáticos como frenos pierden potencia. Por eso, también se recomienda revisar frecuentemente estos últimos. De hecho, se debe comprobar si ocurre alguno de estos casos.

  • Chillido o pitido agudo. El desgaste de las partículas de las pastillas puede generar un intenso y molesto pitido en el momento en el que entran en contacto estas con el disco del freno.
  • Poco recorrido de vuelta del pedal. Cuando el pedal del freno no regresa de forma fluida una vez que se deja de presionar, es posible que las piezas encargadas del movimiento estén deterioradas.
  • Bloqueo de varias ruedas. Si durante una frenada de emergencia, alguna de las ruedas se bloquea puede avisarnos de que el freno no está funcionando correctamente debido a un agarrotamiento, deformación u obstrucción.
  • Pérdida de la capacidad de frenada. Cuando se conduce de forma rápida y frenando continuamente, es posible que tanto las pastillas de freno como los discos hayan superado el umbral de temperatura óptimo, lo que hace que pierdan la capacidad de adherencia.

 
Si estás pensando en realizar un viaje estas navidades con el coche, te aconsejamos que acudas al taller Argimiro Pardo en Narón antes para que te revisemos el vehículo, prestando especial atención a los neumáticos y frenos. Contacta con nosotros y evita tener problemas en la carretera estas vacaciones.

Reserva online

Si tienes que reparar tu coche o debes realizar tu revisión general, puedes concertar cita previa de la forma más cómoda y sencilla.

Contacta con nosotros

¿Hay algo más que te gustaría saber?

Estaremos encantados de responder a cualquiera de tus preguntas.

Ponte en contacto con nosotros